miércoles, septiembre 12

Alone

Se sentía culpable con cada mirada, cada gesto o palabra, pero muy a su pesar le gustaba sentirse así, notar el error y continuar, a base de impulsos que le arrastraban a la perdición. Estaba confundida, no entendí el cómo ni el porqué de su situación, sin embargo disfrutaba con cada caricia que le daba como por casualidad, se dejaba llevar y por las noches, abrazada a su almohada, solo quedaba su lamento. Nadie lo sabrá nunca y mientras ella sueña con olvidar.

No hay comentarios: