domingo, febrero 12

Polvo de estrellas nada más.

De pequeña solía mirarse los pies y pensar en sus cosas. Ahora sólo piensa en los demás, el accidente le dejó sin piernas. De un volantazo, su ego se rompió. 




{Blogger no me deja comentar ningún blog, recójanse aquí mis disculpas)

1 comentario:

Mandarina dijo...

Jo pues vaya...que se mire las uñas de las manos aunque sea!
Que raro lo de blogger! Non ti preocupare, contamos contigo :)