martes, noviembre 15

time goes by

Soy un reloj de cuco antiguo, muy antiguo, tanto que ya ni siquiera me acuerdo de cuántos años tengo. Hecho con madera de roble, soy demasiado grande como para caber encima de la mesa del comedor. Me rodeo de candelabros y personas que pierden el tiempo, pero me hago notar en todas las casas. Empecé como cronómetro en esto de la vida, y como todos ascendí hasta lo que ahora soy. Doy las doce de la noche cada 31 de diciembre, y si me apuras a las diez de la mañana cada día de luna llena. Estoy casado con la golondrina que se posa día sí y día también en la repisa de la ventana de la cocina. Como cualidad destacaremos que me doy cuerda a mí mismo, y canto las horas hasta desgastarlas. Tengo verdadero pánico a las termitas, y mi gran sueño es llegar a matar el tiempo. Mi filosofía se describe así; "Nunca es demasiado tarde", y también diré que el tiempo es oro, pero no es oro todo lo que reluce....

_________________________________________________________________________________
Fruto de un ejercicio de imaginación que hemos hecho en clase....no me he vuelto tan loca.. ^^

1 comentario:

Mandarina dijo...

Uf, que tranquilizadora nota!
Di que no, me ha gustado mucho y no pensaba que estuviera loca...como ejercicio de imaginación espero que te hayan puesto buena nota :)
Gracias por tu coment, me encaaaaaanta lo que me estáis diciendo