martes, noviembre 22

abstenerse sujetos y conjugaciones verbales.

Bien. Empecemos. A - lo que te pasa es que te crees la reina del mambo, la créme de la créme, lo guachi piruli, pero luego no sale. O como diría una amiga mía, te crees mierda y no llegas ni a pedo. 
Ya me canso de la misma situación de siempre, una y otra vez, de tener que ser yo la que vaya, ser yo la que hable, ser yo la que siga, ser yo la que ayude, ser yo la que la que la que y etcétera. Me molesta que se de todo por sentado, por supuesto, por sabido, por demás adjetivos similares, que sepan que tú vas a ir a tercera persona del plural porque claro como ser super guays y lo mejor de lo mejor y volvemos al inicio de la entrada, claro, TIENES que ir tú, porque eres menos. Bien, creo que nos equivocamos. No. NO. Mi existencia no gira en torno a esto, tengo otra vida, una vida muy de puta madre para qué mentir...., y lo cierto es que no necesito más, me sobra con lo que tengo. ¿Que vamos pasando? Pues pasando! A mi, plin. Mi lema ya es; ojo por ojo, diente por diente. Que sí, que igual ojo tras ojo nos quedaremos ciegos, de acuerdo, correré el riesgo. Llevo gafas, será por algo ¿no?
Que marcha un buen rollo, marchando un buen rollo por mi parte, que no, pues santas pascuas, que aún queda rato. Pero visto el percal, ya se como va la cosa. Y no, aquí nadie se saldrá con la suya. Que es que fíjate, soy capaz hasta de fingir una puta sonrisa antes que daros el placer de descubrir que sí, que hoy haber conseguido lo que queríais, sentiros mejores. Pero.....oh! sorpresa! Me acabo de dar cuenta de que no me hace ya falta fingir la puta sonrisa, que tengo una puta sonrisa todos los putos días de mi vida, porque sí, yo sí tengo una vida que merece la pena, sin malos tragos, buenas compañías, y tal vez demasiados buenos momentos, al contrario que - , que si -  fijas, verás que estar de mierda hasta el cuello, y es mierda que haber ido haciendo tú poco a poco, pasito a pasito. ¿No es casualidad que en medio de todos los percales, estás -?  Yo sospecharía. Y así he hecho, y así he obrado. Y tengo que decir que me la viene sudando, tocando, soplando, y demás construcciones soeces por el estilo, o simplemente, me la trae al pairo, la situación. Y vuelvo a repetir, ojo por ojo, diente por diente. Hasta que te quedes sin dentadura, por darte cuenta de que ya has perdido demasiados dientes, bonita. 

1 comentario:

Mandarina dijo...

Madre mia...(una vez mas alaro que escribo sin acentos porque se me ha roto la tecla :P)
No se si es real (tiene pinta) pero poco hay que decir...tienes las cosas muy claras :)
Cuidate!