lunes, octubre 24

billete de ida.

El tiempo pasa y las cosas cambian, y con los cambios, las torceduras. Los amigos un día se van, al día siguiente vuelven, parece que se mueren pero.... no estaban muertos, estaban de parranda. Sin ti claro, pero luego la tontería se pasa y las aguas vuelven al mismo río. Si nos ponemos filosóficos diremos cómo Heráclito que todo fluye, que nada permanece, y que nunca te bañarás dos veces en el mismo río. Pero a veces las aguas se confunden, y todo te resulta extrañamente parecido y tengo una paja mental que ya no sé de que va...

Los sobresalientes pasan a ser notables, y el esfuerzo de repente ha subido de nivel, el color rojo en los exámenes cada vez se ve menos cuanta peor nota tengas, todo nos lo vamos pasando por el forro, hasta que los forros se estropean y dejan de abrigar. Los malos resulta que no eran tan malos, los buenos no son tan buenos, y los de verdad se van muñequizando y solo unos pocos permanecen. El tiempo deja de perderse y se convierte en oro, cada vez queda menos dinero en tu bolsillo, los gastos se multiplican y el armario lo sigues viendo igual de vacío. El amor parece que continúa, otros no dirían lo mismo, al menos es algo que cuentas sobre seguro. Uno entre un millón, eso es lo que tienes, y susurras gracias a diestro y siniestro por haber tenido una pizca de suerte. Suerte hay que tener para que el examen de Selectividad esté de diez, y diez son las veces que lloraste el domingo. Los domingos cada vez deprimen más, los cambios se suceden y se estancan, y tú no dejas de andar en todo momento. Ya no te sorprenden las personas, ¿para qué?, sabes donde tienes esos poquitos de verdad, la verdad a veces se oculta, pero dicen que así duele menos. Con tanta tontería, menos es el tiempo que tengo que pasar delante de un ordenador, y quien no corre vuela y las horas parece que últimamente vuelen con Iberia. 


Y sólo a ti, te amo, para siempre. 
Esta noche antes de dormirte susúrrate un gracias con sabor a dulces sueños.



2 comentarios:

La Tua Cantante. dijo...

Que gran entrada chicaaa:)
Suerte hay que tener para que el examen de Selectividad esté de diez, y diez son las veces que lloraste el domingo.
me encantó esa frase jajajaja
espero que estés bien :) Un besazo!

Miércoles dijo...

Excelente, como de costumbre.
Más que a Heráclito, esa cita me recuerda a Platón y su mito de las cavernas. Pero, bueno algo tenían en común aquellos dos.
Espero que vaya todo bien y suerte en el curso :)
Besos!