lunes, agosto 29

que me quemen tus cenizas

Eres una jodida droga. Mi droga. Estoy enganchada a ti y jamás tengo suficiente. Quiero más, y más y más. Rozar la línea de la sobredosis en tu cuerpo, esnifar tu olor con fuerza, y que se me quede guardado en mi memoria para cuando me entre el mono de ti. Pincharme cada una de tus palabras en mis venas y que recorra por todo mi cuerpo tu esencia.
Alarmantemente una yonki de tu voz cada vez que me dices en voz baja que me quieres, mientras yo te pregunto (aun sabiéndolo) con voz de tonta "¿qué?" tan solo para que lo repitas y me vaya a dormir con una doble sonrisa. Rezo porque tú también estés enganchado a mi; a mis mensajes de las dos de la mañana, a cada dolor de estomago cuando noto que te pierdo y a alguna lágrima no confesada que habla de ti. Lo más desesperante es no querer desintoxicarme. Quiero morir contigo. Que me maten tu cuerpo, tu olor, tu voz y tus besos.

{texto no mío}

1 comentario:

Mandarina dijo...

Veo que no soy la única que hace lo de preguntar ¿que? para que nos repitan lo que hemos oido!