jueves, junio 2

Rabia


Paulina está hartita de que le digan lo que tiene que hacer o cómo debe comportarse. A veces se acaba asustando de sí misma por la rabia que le entra por dentro, y mentiría si dijera que no le han entrado nunca ganas de estrangular a alguien, a pesar de sus trece años. “Limítate a contestar a las preguntas Paulina no le busques tres pies al gato”. “¿Ese vestido te vas a poner?” (cada de asco) “Esa bebida no sube nada, pareces tonta. Paulina un día explotará, pero de momento se reconforta al pensar que, si la gente habla a sus espaldas, será porque entonces ella va por delante, ¿no? 

1 comentario:

SSilvia. dijo...

Ag, como odio que la gente me diga lo que tengo que hacer. Muchas gracias por desearme suerte Elena, de verdad <3