miércoles, mayo 11

whatever you say

Hay ciertas canciones que te recuerdan a personas determinadas. Son personas que formaron parte de mi pasado, pero que por alguna razón ya no están en mi presente. Supongo que es cosa del destino cómo el tiempo pone a cada uno en su lugar. Y ahora toda esa gente que fue destinataria de un te quiero desde luego merecido, quizás, o quizás no, se siguen acordando de los pequeños momentos que vivió conmigo. Ahora esa gente forma parte de ese pasado distorsionado, de la emisión en diferido de una vida que se ha pasado, víctima del tiempo que pasa por y para todos, esclavos del destino. Ahora no son más que unas de las cientos de personas que tengo en el tuenti, con las que iniciar una conversación resultaría ridículo e inútil, algo completamente ajeno al fluir de las cosas tal y como ahora son. Claro que también da miedo el hecho de pensar que puede que no te recuerden, que se hayan olvidado de ti, o simplemente, que no quieran recordarte. Puede que a veces sea cuestión de orgullo el hablar o no, lo cierto es que ya lo había olvidado. Pero es lo que tiene la música, que traza las notas de tu vida como le viene en real gana. 

5 comentarios:

Mandarina Fruitti dijo...

Yo con esa gente hago limpieza en tuenti y msn...

September dijo...

Si se te pasa por la cabeza y el corazón volver a hablarla... Quizá ese sea el fluir de las cosas. Hacer lo que sentimos.

Jêveur. dijo...

sí, puedes enviar todos los que quieras (:

marta dijo...

Te recuerden o no, tienes que tener en cuenta que son lo que son por las personas que conocen, una de ellas tú. Al igual que tú no serías lo mismo si no hubieran pasado por la tuya. La música tiene ese poder de hacerte reír y llorar, de remover tus sentimientos más profundos.

Poppy dijo...

¿Sabes? A mí me da pena cuando me ocurre eso, mucho. Pienso en gente que me ha acompañado incluso durante años, y ahora simplemente nos hemos hecho mayores. No tengo que ir demasiado lejos, eso te termina pasando hasta con tus mejores amigas. Las hablas sí, pero ya no lo sientes como antes, y piensas "hace menos de un año estaba junto a ellas planeando el mejor verano de mi vida" y es triste. Cada una escoge un camino, e intentas tener el ritual de verte cada fin de semana, abrir una conversación para preguntar que tal, pero no, no es igual. Es como probar la mejor miel, y que luego te den una con sacarina.
El tiempo es así, va dejando a personas atrás, no porqué no las quieras, sino porque vamos cambiando. Tenemos prioridades diferentes, personas nuevas, y más responsabilidades.

Luego sí, están esas personas que te fallaron, o las fallaste, y simplemente llegas al punto de que conoces de su existencia. Pero esas tal vez son las más importantes, en muchas ocasiones te hicieron lanzarte a los brazos de las que quisiste. Te hicieron crecer, de mala manera, pero ahí están. No das las gracias, por dolor nunca se da, pero admites que en tu camino ella ha estado como piedra, y para bien o para mal la has superado.

Yo te dejo una canción que dice "y que caro es el tiempo que me pone contra la pared" y aún tengo 19 años... no quiero verme dentro de 20 más.