sábado, enero 1

Ya en el 2011. Se dice pronto. Ayer le di la bienvenida a este nuevo año de la mejor forma posible. Uvas, champán, el pueblo, los amigos, y tú, tú, tú, siempre a mi lado, haciéndome reír como de costumbre. La verdad es que ayer fue una noche muy buena.. qué digo, ¡FUE DE LAS MEJORES NOCHES DE MI VIDA! Desfase, alcohol, caricias, abrazos, fotos, tacones, camisas desabrochadas, chupitos, bailes, besos, alguna que otra lágrima, pero ya sabemos todos cómo es el alcohol.. en definitiva, buena compañía. De esa de la que uno se siente orgulloso. La verdad es que no soy de esas personas que despiden el año con una serie de recuerdos imborrables y se ponen ñoñas recordándolos. No, qué va. Este año para mí , bua, la verdad es que ha sido de los mejores de toda mi vida. He reído, he saltado, he bebido más de la cuenta, he cantado, que lo hago mal vale! pero.. ¡qué más dá! ¡Hacedlo! Este año lo he disfrutado lo máximo que he podido, he "zanganeado" como dice mi padre, pero ¡oye! ¡Que también he sacado notas relativamente buenas! Sé que no es el nueve de media que esperaban mis padres, sino seis décimas menos pero... es que ¡lo he echo a posta! ¡Sino qué propósito tendría para este año! Ninguno.. está claro... Durante este año he echo muchas cosas, cosas que no había echo aún, cosas que se han convertido en una rutina agradable para mí, cosas al fin y al cabo. He querido como nunca, he dado besos, miles y miles de besos, he disfrutado con mis amigos de toda la vida, con amigos que han llegado nuevos, con aquellos que se han ido no tanto, pero, eso me a demostrado cuánto valía su amistad, he saltado de alegría, he perdido la voz en conciertos, he pasado inadvertida, pero a veces llamaba la atención. He empezado un blog, algo de lo que día a día me siento más orgullosa de mí misma, he empollado historia hasta el último momento sólo para no tener la nota que quería, he echo de todo. Pero hay una cosa de la que me he dado cuenta, en este año pasado, me atrevo a decir que he llorado más veces de felicidad que de pena, dolor, o tristeza. Y eso es algo tan especial para mí, el tener a personas en mi vida que me den tanto, sin pedir nada a cambio. Se han convertido en todo para mí, concretamente una persona, aquella con la que empecé mi historia un 30 de Enero, y que día sí y día también está ahí, dándome su cariño y alegría. En definitiva, este a sido un año para enmarcar, para no olvidar, pero no por eso se ha de estar triste, ¡qué va! Al contrario. Empiezo este nuevo año con una sensación que nunca antes había sentido sobre algo. Por una vez, sé con certeza que todo va a salir bien, que voy a ser un poquito más feliz que este año pasado, si cabe, y que siempre, voy a estarles agradecidas a aquellas personas que lo van a hacer posible. Tan sólo decir que la vida está para disfrutarla, después de todo, no se tiene diecisiete años siempre, no busquéis cinco piernas al gato, y dejaros llevar. Al fin y al cabo, yo tampoco sé vivir, tan sólo estoy improvisando.

1 comentario:

Túcomoloves dijo...

Bua tia! Me pones con tus entradas! JAJAJAJA
No enserio me encanta me la he leido enterita y me alegro muchísimo que te haya ido tan bien en este año :D
Está bien (¿Qué bien? ¡Está de puta madre!) soltar más lagrimas de felicidad que de tristeza, pero en esta vida hay que pasar por todo para estar preparados, que la vida a veces nos la clava cuando menos nos lo esperamos :)
Me das envidia con tu 2010¬.¬ JAJA
Peor envidia de la sana eh? No te creas.

Ayyyayayay a ver si en la rutina esta nos leemos/comentamos más a menudo (a diario o casi) como antes, que se echa de menos.

QUE A TI NO TE LO HABÍA DICHOOO!! FELIZ AÑO NUEVOO!! :D