viernes, enero 14

Es asombrosa la facilidad que tienen los niños para hacernos sonreír. Ternura, cariño, y tranquilidad son sentimientos que incluso el más machote recibiría, como si de un golpetazo se tratara. Y es cuando nos damos cuenta de que, por mucha fachada que tengan las personas, los niños siguen siendo los superhéroes.

1 comentario:

Iris dijo...

elenaa! ya tengo blog :)
me gusta este texto, tienes toda la razón.