domingo, enero 16

En fín.

Todo el mundo tenemos mucha mierda encima. Y he decidido que a mí ya no me cabe más. A partir de este momento, me prometo a mí misma no confiar en NADIE, tan solo en las dos o tres únicas personas que son reales para mí. Y el resto me va a importar una mierda. Podéis seguir hablando mierda, se lo que tengo y lo que soy, y no voy a llorar más por todo esto. Lloraré de dolor físico, por alguna muerte, de risa, o de felicidad, pero me prometo que voy a dejar de llorar por personas que no llorarían por mí, y sobretodo, no voy a volver a llorar de impotencia.
No me voy a caer tan fácilmente.

No hay comentarios: